Crucemos los dedos

Comparte si te gusta:

El Ministerio de Industria analizará en los próximos días las candidaturas presentadas por varios municipios para albergar un almacén temporal centralizado (ATC) de residuos nucleares de alta actividad. Durante su vida máxima de 100 años se estudiará la construcción de un almacén geológico profundo (depósito pensado como definitivo para estos residuos).

No es motivo de este artículo recordar que gran parte de los municipios presentados se encuentran en zonas deprimidas y que Enresa se ha dedicado a tentar a sus alcaldes con millones de euros. Tampoco que los alcaldes de Yebra y Ascó  trabajan en Enresa y en Anav.

 

Sin duda la pregunta es: ¿pueden desde Enresa o desde el propio Gobierno avalar la seguridad de estos depósitos al 100%? Dejando aparte la imperfección del hombre que nunca puede garantizar sus acciones hasta este punto, debemos valorar que los residuos nucleares de alta actividad emiten radiaciones durante miles de años y son extraordinariamente tóxicos. Uno de ellos, el plutonio-239, emite su radioactividad durante 250.000 años (la Historia conocida de la humanidad  tiene 10.000) y desprende una descomunal toxicidad, siendo un sólo gramo de esta sustancia capaz de provocar cáncer a un millón de personas. Es absurdo pues, pensar en la honestidad de los que nos dicen que se puede garantizar la confinación de estas sustancias. De hecho, incluso resulta difícil creer que durante los próximos 250.000 años las generaciones futuras no acaben olvidándose de la ubicación de las mismas. El problema es que estos residuos, nos guste o no, ya están aquí. Sólo nos queda cruzar los dedos.

Creative Commons License
Crucemos los dedos by Marisol Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.
Based on a work at memecomunico.wordpress.com.


Comparte si te gusta:

You may also like

Leave a comment