Ni blanco ni negro

Garzón es un juez que muchos califican de parcial. Algunos recordarán que fue número 2  en Madrid con González  y que dejó la política poco tiempo después porque no consiguió el puesto de ministro que deseaba.  Al poco tiempo destapó el caso de corrupción de los GAL  y amagó con meter en la cárcel al presidente socialista.  Posteriormente, el juez de la Audiencia Nacional intenta protagonizar la jurisdicción de casos de gran expectación social (extradición de Augusto Pinochet, desapariciones durante la dictadura argentina, ETA…), acción que es criticada por muchos al considerar indignante que un socialista ocupe un puesto en judicatura  y trate temas políticos de tal envergadura.

 

Read More